EL ARCHIVO MUNICIPAL EXPONE UN DOCUMENTO SOBRE LA CONSTRUCCIÓN DEL ACUEDUCTO DE SAN TELMO

marzo 29, 2018 0 Por

EL ARCHIVO MUNICIPAL EXPONE UN DOCUMENTO SOBRE LA CONSTRUCCIÓN DEL ACUEDUCTO DE SAN TELMO

El documento original seleccionado permanecerá expuesto hasta el 30 de abril e irá acompañado de su transcripción y un estudio del mismo. Podrá visitarse en el horario de apertura de la Sala de Lectura del Archivo Municipal:

Lunes y viernes de 9.30 a 14.30 horas

Martes, miércoles y jueves de 9.30 a 19.30 horas

Se ha seleccionado un documento del año 1782 en el que el obispo Molina Lario comunica al Ayuntamiento los nombres de los directores de la construcción

El Archivo Municipal expone un nuevo documento original en su Sala de Lectura correspondiente al siglo XVIII dentro de su ciclo de micro-exposiciones “Un siglo en doce meses”. Este documento expuesto está relacionado con una obra capital para la ciudad cuyo objetivo era solucionar el grave problema de abastecimiento de agua potable que existía en Málaga hasta la fecha: El Acueducto de San Telmo.

El Obispo de Málaga José Molina Lario y Navarro promovió la construcción de este acueducto. Para llevar a cabo esta empresa, el obispo nombró, como directores a los canónigos Joaquín Molina Sánchez y Ramón Vicente Monzón. El documento expuesto refleja la comunicación del obispo al Ayuntamiento de estos nombramientos. Está fechado el 3 de octubre de 1782. Por su parte, el Ayuntamiento nombró a los regidores Luis de Vivar y Pedro Rengel como colaboradores de aquellos.

El 8 de octubre de 1782 comenzaron las obras del acueducto, llamado inicialmente de Málaga o de Molina Lario, y conocido popularmente como la “cañería del Obispo”. Molina Lario creó también, en 1782, la “Fundación Caudal y Acueducto de San Telmo”. Tras su muerte en 1783, aún quedaban algunos elementos por construir para finalizar la obra. De esta forma se presentó al Rey un presupuesto, firmado por el arquitecto José Martín de Aldehuela, en el que se planteaba que costease las obras el Consulado de Málaga y que a cambio se quedaría a su cargo el gobierno del Acueducto, molinos y aguada del puerto. Las primeras Ordenanzas del Acueducto se redactaron por Monzón y Molina en 1788. Constan de veinticuatro artículos donde se establecen las normas para el gobierno y el mantenimiento del acueducto y para la administración de las aguas.

Posteriormente por Real Orden de 14 de junio de 1790 se entregan el acueducto y los molinos al Consulado mediante escritura pública.